Diabetes Tipo 2 Y Piel: Imgenes, Dermopata, Infecciones Y Ms

Comprensión de la diabetes tipo 2

Los problemas de la piel suelen ser las primeras señales visibles de la diabetes, según la Asociación de Diabetes de Estados Unidos (ADA, por sus siglas en inglés). La diabetes tipo 2 puede empeorar los problemas existentes de la piel, y también provocar otros nuevos.

La diabetes tipo 2 es una enfermedad metabólica crónica que afecta el modo en que el organismo utiliza la glucosa (azúcar). Esto ocurre cuando el cuerpo no responde normalmente a la insulina, o no produce suficiente insulina para mantener un nivel normal de azúcar en la sangre.

Aunque es más frecuente en los adultos, algunos niños y adolescentes pueden tener diabetes tipo 2. Los factores de riesgo de esta enfermedad son el sobrepeso, los antecedentes familiares de diabetes, los antecedentes de diabetes gestacional y la inactividad.

Aunque no hay cura, algunas personas pueden controlar su diabetes tipo 2 comiendo bien y haciendo ejercicio. También es importante que controles tu nivel de azúcar en la sangre.

A veces, mantener un peso saludable no es suficiente para controlar esta enfermedad. En esos casos, un médico determinará que se necesita una intervención con medicamentos.

Las inyecciones de insulina, los fármacos orales y los inyectables no insulínicos son algunos de los tratamientos habituales para la diabetes.

Causas de los problemas de la piel relacionados con la diabetes

La diabetes tipo 2 de larga duración con hiperglucemia, o nivel alto de glucosa en la sangre, tiende a asociarse con una mala circulación, que reduce el flujo sanguíneo a la piel.

También puede causar daños en los vasos sanguíneos y los nervios. La capacidad de los glóbulos blancos para combatir las infecciones también disminuye ante un nivel elevado de azúcar en la sangre.

La disminución de la circulación sanguínea puede provocar cambios en el colágeno de la piel. Esto cambia la textura, el aspecto y la capacidad de curación de la piel.

El daño a las células de la piel puede incluso interferir con tu capacidad para sudar. También puede aumentar tu sensibilidad a la temperatura y a la presión.

La neuropatía diabética puede provocar una disminución de la sensibilidad. Esto hace que la piel sea más propensa a las heridas que podrían no sentirse y, por lo tanto, que puedas percibir en una etapa posterior.

Síntomas para tener en cuenta

Según una reciente revisión bibliográfica, entre el 51.1 por ciento y el 97 por ciento de las personas con diabetes sufrirán una afección de la piel relacionada.

Por este motivo, las personas con diabetes tipo 2 deben estar alertas a:

  • cambios en su piel
  • lesiones o irritación de la piel que rodea los lugares donde se inyecta la insulina
  • cortes o heridas de lenta cicatrización, ya que las heridas de lenta cicatrización suelen ser vías de entrada de infecciones secundarias
  • cortes o heridas que parecen infectadas

Infecciones bacterianas y micóticas

Los tipos de afecciones de la piel causados por la diabetes suelen implicar una infección bacteriana o micótica.

Infecciones bacterianas

Las infecciones bacterianas son comunes para todos. Sin embargo, este tipo de infecciones son especialmente problemáticas para las personas con diabetes tipo 2.

Estas afecciones cutáneas suelen ser dolorosas y cálidas al tacto, con hinchazón y enrojecimiento. Pueden aumentar en tamaño, número y frecuencia si tu nivel de glucosa en la sangre está crónicamente elevado.

Las bacterias más comunes que causan infecciones de la piel son los estafilococos y los estreptococos.

Las infecciones bacterianas graves pueden causar infecciones de los tejidos profundos llamadas carbúnculos. Es posible que un médico tenga que perforarlas y drenarlas. Si sospechas que tienes una infección bacteriana, avisa a tu médico de inmediato para que pueda administrarte antibióticos.

Otras infecciones bacterianas comunes son:

  • furúnculos
  • orzuelos, o infecciones alrededor de los ojos
  • foliculitis, o infecciones de los folículos pilosos
  • infecciones alrededor de las uñas de las manos y de los pies
Infecciones micóticas

Las infecciones micóticas, causadas por la propagación de hongos o candiasis, también son comunes en todas las personas con diabetes. Esto es especialmente cierto si tus niveles de glucosa en la sangre no están bien controlados.

Las infecciones micóticas tienen el aspecto de zonas de la piel enrojecidas, con picazón e hinchadas, rodeadas de ampollas o escamas secas. A veces, las escamas también están cubiertas de una secreción blanca que se asemeja al requesón.

Los hongos de la candiasis prosperan en las siguientes zonas:

  • en los pliegues cálidos de la piel
  • debajo de los senos
  • la ingle
  • en las axilas
  • en las comisuras de los labios
  • bajo el prepucio del pene

Las irritaciones comunes de la piel, como el pie de atleta, la tiña inguinal y la tiña, son infecciones micóticas. Pueden picar, extenderse y empeorar si no se tratan con medicamentos recetados.

La mayoría de las irritaciones de la piel específicas de las personas con diabetes tipo 2 están relacionadas con cambios en los vasos sanguíneos pequeños. Estos suministran nutrición a los tejidos de la piel.

Dermopatía diabética

También conocida como “manchas en las espinillas”, la característica distintiva de la dermopatía diabética son las manchas de color marrón claro y escamosas en la piel, que suelen aparecer en las espinillas. Estas manchas pueden ser ovaladas o circulares.

Están causadas por daños en los vasos sanguíneos pequeños que suministran nutrición y oxígeno a los tejidos. Este problema de la piel es inofensivo, y no requiere tratamiento. Sin embargo, a menudo no desaparece, incluso cuando se controla la glucosa en la sangre.

Se observa una mayor incidencia de esta afección en personas que también tienen retinopatía, neuropatía o enfermedad renal.

Necrobiosis lipoidica diabeticorum

Las manchas de color marrón claro, ovaladas y circulares son también un sello distintivo de la necrobiosis lipoidica diabeticorum.

Esta afección es menos común que la dermopatía diabética. Sin embargo, en el caso de la necrobiosis lipoidica diabeticorum, las manchas suelen ser de mayor tamaño y menos numerosas. Con el tiempo, las manchas cutáneas de la necrobiosis lipoidica diabeticorum pueden verse brillantes con un borde rojo o violeta. Suelen picar y doler.

Mientras las llagas no se abran, no es necesario ningún tratamiento. Afecta a las mujeres adultas con más frecuencia que a los hombres, y también suele aparecer en las piernas.

Esclerosis digital

Esta afección cutánea hace que la piel de las manos, los dedos de las manos y de los pies se vuelva gruesa, tensa, cerosa y probablemente rígida en las articulaciones.

Un nivel elevado de azúcar en la sangre puede aumentar el riesgo de desarrollar esclerosis digital. Las lociones, las cremas hidratantes y la regulación de los niveles de azúcar en la sangre pueden ayudar a prevenir o tratar la enfermedad.

Granuloma anular diseminado

El granuloma anular diseminado aparece como protuberancias rojas o de color piel con aspecto de sarpullido, comúnmente en las manos o los pies. Estas protuberancias pueden provocar picazón.

Son inofensivas, y hay medicamentos para su tratamiento.

Acantosis nigricans

La acantosis nigricans es una afección cutánea en la que se observan zonas de piel elevadas de color marrón o gris en las siguientes partes del cuerpo:

  • el cuello
  • la ingle
  • las axilas
  • los codos
  • las rodillas

Esta afección suele afectar a las personas obesas y es un marcador de resistencia a la insulina. A veces, desaparece cuando la persona pierde peso.

Ampollas diabéticas

Aunque es poco frecuente, las personas que tienen diabetes tipo 2 y daños en los nervios también pueden tener ampollas que parecen quemaduras. Suelen curarse en unas semanas y no causan dolor.

Las ampollas de este tipo suelen aparecer solo si no se controla la glucosa en la sangre.

Opciones de tratamiento

Aunque no hay cura para la diabetes, existen diversas opciones de tratamiento que incluyen tratamientos de venta libre y con receta, remedios alternativos y cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a controlar la afección.

Remedios de venta libre

Hay remedios de venta libre para ciertos tipos de trastornos de la piel asociados a la diabetes tipo 2. Estos remedios incluyen:

  • antimicóticos sin receta, como el clotrimazol (Lotrimin AF, Mycelex)
  • medicamentos esteroides tópicos, como los que contienen 1 por ciento de hidrocortisona
Medicamentos con receta

Algunas afecciones de la piel son lo suficientemente graves como para requerir atención médica y medicamentos recetados. Los medicamentos con receta y los tratamientos disponibles incluyen:

  • antibióticos, tópicos u orales, para tratar las infecciones de la piel
  • medicamentos antimicóticos más fuertes
  • terapia de insulina para ayudar a regular el origen de las afecciones de la piel
Remedios alternativos

Para quienes no estén interesados o no necesiten medicamentos con receta, hay remedios alternativos para tratar los problemas de la piel relacionados con la diabetes tipo 2. Estos remedios alternativos incluyen:

  • polvos de talco donde la piel toca otras partes de la piel, como en la axila o detrás de las rodillas
  • loción formulada para pieles secas, que puede reducir la picazón
  • aloe vera de uso tópico (no oral)

Antes de utilizar cualquier remedio natural o alternativo, consulta con tu médico. Incluso los suplementos de hierbas naturales pueden interferir con los medicamentos que estás tomando.

Cambios en el estilo de vida

Aunque a veces la genética y otros factores entran en juego, el sobrepeso y la inactividad pueden influir en la diabetes.

Los siguientes son algunos cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a controlar la diabetes:

  • seguir una dieta saludable, incluyendo el consumo de más frutas, verduras y cereales integrales
  • mantener un programa de ejercicios, con el objetivo de realizar 30 minutos de cardio, 5 días a la semana
  • controlar tu nivel de azúcar en la sangre

Al aprender cómo reacciona tu cuerpo a ciertos alimentos y medicamentos, puedes aprender mejor a mantener un nivel de azúcar en la sangre saludable.

Los cambios en el estilo de vida que pueden ayudar específicamente con los problemas de la piel relacionados con la diabetes tipo 2 incluyen:

  • evitar y prevenir activamente la sequedad de la piel
  • evitar rascarte la piel seca, que puede crear lesiones y permitir la aparición de infecciones
  • tratar las cortaduras inmediatamente
  • mantener la humedad de tu casa durante los meses secos
  • evitar los baños o duchas calientes, ya que pueden resecar la piel
  • inspeccionar tus pies a diario, especialmente si existe una neuropatía con disminución de la sensibilidad

Cada persona es diferente, así que asegúrate de consultar a tu médico antes de cambiar tu dieta o programa de ejercicios.

Pronóstico

Hay una buena cantidad de trastornos de la piel asociados a la diabetes tipo 2, algunos más graves que otros. Gracias a múltiples tipos de medicamentos, remedios alternativos y cambios en el estilo de vida, las personas con diabetes tipo 2 pueden reducir sus molestias y la gravedad de las afecciones.

Mientras que algunas afecciones de la piel asociadas a la diabetes tipo 2 son en su mayoría inofensivas y desaparecen solas, otras pueden ser mucho más peligrosas. Si tienes un brote de una de las afecciones de la piel mencionadas anteriormente, haz una cita con tu médico lo antes posible.

Lee el artículo en inglés.

Traducción al español por HolaDoctor.

Edición en español el 22 de abril de 2022.

Versión original actualizada el 14 de diciembre de 2021.

Última revisión médica realizada el 14 de diciembre de 2021.